Bolo

Llamamos «bolo» al comportamiento de las abejas cuando se apelotonan en el interior de la colmena, en la zona central de los panales, formando un ‘racimo’ de protección térmica.
Se suele dar en invierno, con el fin de superar las duras condiciones de frío.

El bolo se forma a partir entre los 18-14 °C (temperatura interior), y se expande o se contrae según va variando según la temperatura exterior.

Las abejas del centro del racimo generan calor y las abejas de la superficie hacen una capa aislante. Es importante un contacto estrecho con las reservas de alimento para generar este calor por ello se reúnen, en medio de las provisiones de polen y miel. Consumen, en el curso del invierno, de 5 a 25 kg de miel y esperan el anuncio de la primavera para reanudar su existencia activa.

« Back to Glossary Index