APITOXINA: QUÉ ES Y CÓMO EXTRAER VENENO DE ABEJA

Introducción

El veneno de abejas o apitoxina es una sustancia que producen las abejas en dos glándulas y acumulan en un saco que forma parte del aparato defensivo.

Como el aguijón es arponado, cuando se produce la picada, en animales de piel flexible, queda atrapado, y los esfuerzos de la abeja por liberarse hacen que se desprenda ese saco con el veneno acumulado y los músculos que lo rodean. Los músculos van a seguir contrayéndose un tiempo, lo que empuja al veneno desde el saco donde está almacenado al conducto que hay en medio del aguijón, y de allí penetra en el sujeto picado.

Esta sustancia tiene como objetivo la defensa de la colmena, y está presente en las abejas obreras, también en la reina aunque “atrofiado” (sin púa); el zángano no tiene aparato defensivo.

Las obreras al nacer poseen un veneno inmaduro, y a lo largo de su vida dentro de la colmena, va madurando, y, cuando éstas salen a trabajar fuera de la misma, la apitoxina ha completado su transformación en el saco de veneno y éste es biológicamente activo, es decir, es capaz de generar lesión y/o muerte del agresor.

Esta introducción es válida para entender los diferentes sistemas de extracción de apitoxina.

Sistemas de extracción de apitoxina

La apitoxina se usa hace mucho tiempo en el ser humano como forma de tratar el dolor, mediante “picaduras” directamente en la zona en sufrimiento. Sin embargo, a principios del siglo XX, se presenta en Alemania una ampolla de apitoxina para uso humano; la forma de obtención era la extirpación del aguijón y luego la destrucción de éstos, mezclados en suero y posterior filtrado.

En los años 80′ se desarrollan los sistemas de obtención de apitoxina mediante estímulos eléctricos a las abejas para que estas aguijoneen un vidrio, el veneno allí depositado se raspa. De esta forma se obtiene actualmente.

Esto que se ha descrito es, en general, la esencia de la obtención de apitoxina, sin embargo, posee muchas variables que vamos a describir a continuación.

Los sistemas de extracción de apitoxina constan de:

  • Emisor de pulsos eléctricos
  • Cableado
  • Parrillas
  • Vidrios

Emisor de pulsos

Emisor de pulsos es el aparato que emite impulsos eléctricos con el objetivo de irritar a las abejas y que éstas detecten esto como una agresión, desencadenando así el instinto de defensa de la colmena y de esta forma, todas las abejas “defensoras” tendrán la pulsión de aguijonear este “agresor”. El aparato que nosotros usamos es capaz de estimular hasta 40 parrillas a la vez.

Imagen que contiene interior, tabla, computadora, laptop Descripción generada automáticamente

Cableado

Cableado es un conjunto de dispositivos (cables, conectores, extensiones), que conducen el impulso eléctrico desde el emisor a la colmena.

Parrillas

Parrillas es el dispositivo que se coloca en la colmena para que las abejas piquen, consta de dos partes:

  • La parte superior que es una parrilla de finos alambres de acero inoxidable por donde transcurre la corriente, es donde se posa la abeja
  • Debajo de esta zona de circulación de corriente se encuentra una especie de “caja” donde se colocan los vidrios

Vidrios

Vidrios: son de diferente tamaño según el tipo de parrilla que se use, en general de no más de 1,5 mm de espesor y es donde la abeja deja depositado el veneno al no poder penetrar este material. En la imagen se pueden ver los vidrios forrados en látex y las gotitas de veneno (manchas más oscuras) debajo de éste.

Imagen que contiene interior, tabla, hecho de madera, grande Descripción generada automáticamente
Nótese que los vidrios se forran en látex para evitar la contaminación con el aire.

Existen variaciones de este método, vamos a centrarnos en las principales.

Métodos de cosecha y extracción de veneno de abeja

En el método más usado en la actualidad algunos productores colocan las parrillas dentro de la colmena (método interno de extracción). Otros, como nosotros, las colocamos en la piquera (método externo).

Método interno (más cantidad)

La ventaja del método interno es que se obtiene mayor cantidad de veneno. La desventaja es que tenemos que abrir la colmena y, además, dentro de ésta, hay mayor proporción de abejas con un veneno inmaduro y, por lo tanto, tendremos la percepción que sacamos una gran cantidad de una sustancia que luego, al tratar los pacientes, vemos que no es tan efectiva.

Método externo (más calidad)

Nosotros utilizamos el otro método, el externo. Las ventajas del método externo o de piquera es que es fácil de usar, no necesitamos abrir la colmena, vemos fácilmente lo que está sucediendo. Y, además, y no menos importante, el veneno obtenido es, fundamentalmente, de abejas adultas, y, por lo tanto, un veneno maduro, o sea, biológicamente activo, y esto se refleja claramente en los resultados de nuestros tratamientos.

La cosecha

Puesto que el emisor de pulsos puede alimentar 40 parrillas a la vez, colocamos varios colmenares próximos de ese número de colmenas.

Cuando cosechamos instalamos los equipos en uno de ellos, unas 40 parrillas con 80 vidrios, que tardan en llenarse unos 4-8 minutos con las abejas de nuestra zona, y cambiamos los vidrios las veces que sea posible (hasta 4-5). Alrededor de los 40 minutos el colmenar está “agotado”, es hora de recoger el equipo y pasar a otro colmenar próximo.

En una mañana podemos cosechar unos 400-500 vidrios (con nuestra abeja). Unos 20 vidrios buenos, es decir, unas 10 colmenas, pueden dar 1 g de veneno de alta calidad. Si cambiamos los vidrios 2-3 veces podemos cosechar 8-12 g de excelente veneno de unas 40 colmenas, en 1 hora.

La extracción

Por último, también varía la forma de obtener el veneno, hay quienes raspan los vidrios inmediatamente cosechados, se obtiene una pasta de veneno que se deja secar en frío por debajo del 0º C. Otros, como nosotros, dejamos secar el veneno sobre los vidrios y luego raspamos para obtener un polvo blanco que luego guardamos en frascos de vidrio oscuro y mantenemos en frío por debajo del 0º C.

Imagen que contiene tabla, interior, pastel, papel Descripción generada automáticamente

Nuestros vidrios son pequeños, de aproximadamente 11 x 11 cm, lo que nos permite mejor manipulación para el raspado del veneno. Pero, sobre todo, podemos forrarlos en látex, con lo cual, la abeja deposita la apitoxina en un espacio que está protegido del aire, de las deyecciones de las abejas, del humo que usamos (es el único método que permite usar ahumador).

Las cantidades de veneno que se obtienen con estos diferentes métodos de extracción son variables, dependiendo del tipo de abejas, época del año, estado de la colmena, momento del día, etc. Todos los productores tenemos la idea de que, si nos dedicamos a producir tal o cual cosa, cuanto más produzcamos, mejor para nosotros.

Sin embargo, tenemos que saber que esta sustancia, la apitoxina, será usada con fines terapéuticos, y, por lo tanto, lo que debe primar por encima de todo, debe ser la calidad, que viene de la mano de las buenas prácticas de manejo, y de la efectividad de esta sustancia en los pacientes.

Doctor Pablo Capdebila

Documental sobre veneno de abeja

El doctor Pablo Capdebila habla acerca de apitoxina. Desde el min. 7:40 hasta el min. 17:00.

Fuente

Artículo escrito para LA TIENDA DEL APICULTOR SL por el Doctor Pablo Capdebila, licenciado Facultad de Medicina del Uruguay, Docente e investigador.  Experto en apiterapia.

One Response

  1. Avatar PEDRO

Añadir Comentario