Cómo hacerse apicultor aficionado: trámites legales y burocracia

Recientemente has comprado algunos núcleos, unos enjambres (paquetes de abejas) o incluso unas colmenas ya pobladas y bien desarrolladas (en todos los casos guarda bien las facturas), has decidido que quieres empezar en el maravilloso mundo de la apicultura, pero no sabes a dónde acudir o qué pasos dar para desempeñar esta nueva actividad de manera acorde con la ley, es decir, ser una apicultor “con todas las de la ley”.  Pues tengo buenas noticias, los trámites para legalizar un explotación apícola son sencillos y relativamente económicos.

La apicultura se regula en nuestro país por normas de ámbito estatal pero también las Comunidades Autónomas tienen competencia en esta materia y la normativa en cada Comunidad varía aunque las pautas para dar de alta una explotación apícola son muy parecidas en todas ellas.

Una explotación apícola es el conjunto de todas las colmenas, repartidas en uno o varios colmenares, de un mismo titular con independencia de su finalidad o emplazamiento. Y se dividen en:

  • Profesional (>150 colmenas)
  • No profesional (149-16 colmenas)
  • Auto-consumo (<15 colmenas)

Pero si solo tengo 2 colmenas… ¿Se considera una explotación? Sí, sería una explotación destinada al auto-consumo pero explotación en toda regla y por tanto se deberá legalizar como toda explotación apícola.

Atendiendo a los datos del Registro General de Explotaciones Agrarias (REGA) de 1 de abril de 2015 en España había 27.589 explotaciones apícolas, de las cuales 20.949 eran de apicultores no profesionales (es decir, aquellos que tienen menos de 150 colmenas) y 5.046 eran de apicultores profesionales, ( de las 1.594 restantes el REGA no conocía la condición), estos números van en ascenso en la actualidad.

Lo que llama la atención es que la inmensa mayoría de las explotaciones apícolas en España no son profesionales y la realidad es que en prácticamente la totalidad de los casos todos empezamos siendo apicultores “no profesionales”, es decir, con menos de 150 colmenas a nuestro cargo; por ello explicaré los tramites para legalizar nuestra actividad como apicultores no profesionales.

Asociarte a una ADS

Con las facturas de compra de nuestro enjambres y nuestro NIF debemos acudir a  una ADS, es decir, Asociación de Defensa Sanitaria; normalmente elegimos la que tenemos más cercana a nuestro domicilio por comodidad, pero es importante que la elijas bien.

Puedes localizarlas e informarte de sus servicios y trayectoria fácilmente por internet. En la ADS encontraremos un veterinario al que debemos indicar nuestra intención de inscribirnos, es decir hacernos socios de la misma, señalándole nuestros datos personales, el número de colmenas que tenemos y a que tipo de producción destinaremos nuestra explotación apícola (producción de miel y polen, enjambres, polinización, otros productos…). Con ello el veterinario elaborara una memoria de nuestra explotación junto con la cual nos entregara el programa sanitario de la ADS.

Este primer trámite puede hacerlo también un veterinario “privado” que nosotros elijamos, dado que es obligatorio que en nuestra explotación intervenga el control de uno de estos profesionales, pero si lo hacemos mediante un veterinario “privado” el trámite muy probablemente será mas caro.

El coste del alta en una ADS ronda los 60 euros, a lo que habrá que sumar una cuota de socio que se paga de manera anual y oscila entre los 50 y los 60 euros.

Al inscribirnos en la ADS es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil para nuestras colmenas; en las ADS tienen, por norma general, seguros comunes para la asociación por lo que los costes son bastante bajos oscilando entre los 70 y los 90 céntimos de euro por colmena y año por un seguro de responsabilidad civil básico, y 1,10 a 1,40 euros por colmena y año si contratamos un seguro que además de la responsabilidad civil nos cubra el robo de las colmenas, (muy recomendable es contratar este ultimo; estaremos mas tranquilos).

Acudir a la OCA

Con la inscripción a la ADS, los documentos que el veterinario de la misma nos ha firmado y nuestro NIF, debemos acudir a la OCA (Oficina Comarcal Agraria) más cercana a nuestro domicilio o que tenga competencia en la materia en nuestro municipio. De esto puedes informarte en internet o simplemente preguntar en el ayuntamiento del municipio en el que estés empadronado.

En la OCA deberás rellenar una solicitud de alta de la explotación apícola y el formulario del REGA (Registro General de Explotaciones Ganaderas) que firmarás tú y el veterinario de la OCA. Has de saber que legalmente tus colmenas se consideran un tipo de “ganado” y tus colmenas constituirán una explotación ganadera.

Además de estos documentos que te proporcionarán en la misma OCA, en algunas Comunidades  Autónomas te exigirán que firmes una declaración de no estar sancionado en los últimos tres años por infringir la legislación de protección de animales. Por este trámite te cobrarán unas tasas de en torno a 25 euros.

¿Trashumante o fijista?

Si vas a mover tus colmenas de un sitio a otro, vas a hacer trashumancia o simplemente necesitas transportarlas en un vehículo, (hablamos de colmenas o núcleos con abejas) deberás rellenar una solicitud para el transporte de animales en la propia OCA donde te pedirán el permiso de circulación del vehículo y la tarjeta de la ultima ITV en vigor del mismo. Aquí has de saber que debes solicitar dos cosas en función de tus necesidades:

  1. Una autorización para poder conducir transportando las colmenas tu como conductor.
  2. Una autorización para poder usar un determinado vehículo para transportar colmenas.

Has de tener muy en cuenta esto, no es suficiente con que tu tengas la autorización para transportar colmenas y con esa autorización las metas en tu vehículo y las desplaces, si no que el vehículo que uses también debe estar autorizado para este fin.

SI tu solicitud es sólo para ser transportista de colmenas el coste es de entorno a 1 euro. Si además quieres legalizar un vehículo para poder transportar tus colmenas y núcleos en el, la OCA te proporcionará un libro de transporte, y el coste del trámite es de entre 5 y 9 euros.

Debemos aclarar que hoy por hoy en España no es necesario un curso de transportista de animales para poder transportar colmenas.

Elegir el asentamiento

El tema de asentamientos es complicado de tratar, ya que lo regula cada Comunidad Autónoma al igual que montes públicos. Por tanto puede variar la legislación en cada municipio.

No obstante, si el asentamiento está ubicado en una finca de la que se es propietario, bastará con adjuntar los documentos que lo prueban, como justificante del catastro o recibo del IBI, en cuyos documentos debe figurar el número de polígono, finca y recinto.

Cuando la finca es propiedad de otra persona, necesitaremos la justificación de la capacidad de ocupar terrenos de la explotación (permiso por escrito del propietario adjuntando si fuera necesario escritura de propiedad o contrato de arrendamiento y el NIF del arrendador), croquis del emplazamiento del colmenar (reflejándose si fuera necesario las distancias a núcleos de población, carreteras, caminos, colmenares, etc).

Respecto a la colocación, a modo de orientación en el siguiente gráfico se reflejan las distancias mínimas establecidas por la legislación a nivel nacional aunque debemos tener en cuenta que las Comunidades Autónomas pueden introducir cambios y variaciones de ésta, siendo más estrictas.

Esperar la confirmación

Los trámites señalados en el punto anterior los continuará por ti la OCA, desde la cual se enviarán tus documentos a la Dirección Territorial de Agricultura u organismo equivalente competente en la materia para que este autorice tu explotación apícola. A ti solo te queda esperar la llamada de tu OCA para recoger tus permisos sellados.

En la misma OCA te indicarán cual es tu código de explotación; una “matrícula” compuesta de números y letras que identificará tus colmenas y que deberás grabar de manera indeleble en una parte exterior de las mismas, de tal modo que se pueda observar fácilmente.

Para este fin podrás usar un “marcador a fuego para colmenas” como el que yo en su día adquirí en la Tienda del Apicultor y que funciona de forma rápida y eficaz; pero a partir de este momento te toca a ti decidir sobre qué material vas a usar, el paso mas fácil y uno de los que mas tranquilidad te dará, legalizar tus colmenas, ¡ya lo has hecho!

Conclusiones

José Durán nos ha explicado los pasos a seguir para legalizar un colmenar y darse de alta como apicultor.

Muchos que quieren empezar, de primeras se alarman cuando les cuentas los pasos a seguir. Pero no hay de que asustarse porque, al final y al cabo, no deja de ser un mero trámite administrativo mediante el cual le cuentas a los señores que están en la OCA que a ti te pirran las abejas y que como te enseñaron a ser un niño bueno quieres hacer las cosas muy bien y súper en regla. Esos señores, muy amablemente, te dirán “rellena aquí”, “firma aquí” y “aquí tienes”. Finalmente te darán un beso en la frente y tú saldrás más contento que unas castañuelas con un libro de explotación reluciéndote bajo el sobaquillo.

Lo que nadie te dirá es que a partir de ahí todos los problemas y placeres que entraña la apicultura son todos, toditos tuyos. Al cabo de un tiempo verificarás que si vuelves y les preguntas a los señores que te han dado el libro de explotación firmado y visado alguna cosa sabrán menos que tú, que no sabes nada. Esos señores, en general, no entienden de barcos. De abejas tampoco.

2 Comments

  1. Esther agosto 31, 2017

Add Comment