¿Cómo ser apicultor? Inicios en apicultura (Parte I)

como ser apicultor

La Apicultura no es una ciencia cierta, ni un “sprint” hacia el éxito, es un arte cuya realización requiere atención, cuidado y dedicación donde los conocimientos deben ser adquiridos paulatinamente: Correr no nos hará mejores apicultores. En este oficio se apremia a la constancia.

Desde el punto de vista económico, haciendo adecuadamente las cosas se puede vivir bien de ella. De hecho, es posible sostener que la apicultura es una de las pocas actividades ganaderas que permite la recuperación del capital invertido en el mismo ejercicio. Aunque esto solo se cumple cuando el apicultor es experto, conoce el terreno, y la meteorología del año le favorece.

Con conocimientos básicos se puede empezar, aconsejándose siempre iniciarse con pocas colmenas. Cuatro es un buen número, pero nunca comiences con una sola: mínimo dos, pues siempre podrás asistir y apoyarlas entre sí en caso de debilidad. También es importante encontrar algún apicultor experimentado que pueda ayudarnos, pero cuidado, porque este mundo es muy cerrado y no todos están dispuestos a prestar ayuda. En España, por norma general guardamos con recelo las ubicaciones de nuestros colmenares, las técnicas de manejo, los conocimientos, los tratamientos que aplicamos… y sobre todo predomina la figura del “apicultor continuista”: Es experto, pero no innova porque ya lo sabe todo de su predecesor, posiblemente gran maestro pero carente de reciclajes.

 En la actualidad, estamos en un punto de crecimiento en la apicultura donde se comparten novedosas técnicas de manejo, leyes matemáticas como la de Farrar, colmenas de doble reina, cría de reinas, abejas híbridas… Estancarse y tener una mentalidad retrógrada, nos va a suponer siempre más problemas que ventajas. Solo tenemos que salir fuera y observar los promedios y rendimientos que tienen las apiculturas más avanzadas del mundo (China, EEUU, Argentina, México, …) para darnos cuenta de ello.

 Pero, en definitiva, el consejo con el que debemos partir es que en apicultura nadie tiene la verdad absoluta. Desconfiad de los consejos que no vengan respaldados por una razón: Siempre debe haber una explicación de por qué algo funciona. Además, tened en cuenta que lo que bien marcha en una floración de naranjo en clima Mediterráneo no tiene por qué dar los mismos resultados en un brezo de Castilla y León, que lo que una Apis Melifera haga en España, no será igual en Groenlandia. Ahora podéis entender por qué siempre decimos que la apicultura es local y personal.

2239809179_2a9d3a2db0_b

Poniéndonos en la práctica, importante es saber que tanto si tenemos una colmena por afición, como cientos de ellas, somos ganaderos.

Una explotación apícola es el conjunto de todas las colmenas, repartidas en uno o varios colmenares, de un mismo titular con independencia de su finalidad o emplazamiento. Y se dividen en:

– Profesional (>150 colmenas)

– No profesional (149-16 colmenas)

– Autoconsumo (<15 colmenas)

¿Pero si solo tengo 5 colmenas se considera una explotación? Sí, sería una explotación destinada al autoconsumo pero explotación en toda regla, y por tanto tienes que darla de alta acudiendo a tu oficina comarcal agraria más cercana a tu domicilio.

Eso es un simple trámite administrativo mediante el cual le cuentas a los señores que están allí que a ti te pirran las abejas y que como te enseñaron a ser un niño bueno quieres hacer las cosas muy bien y súper en regla. Esos señores, muy amablemente, te dirán “rellena aquí”, “firma aquí” y “aquí tienes”. Finalmente te darán un beso en la frente y tú saldrás más contento que unas castañuelas con un libro de explotación reluciéndote bajo el sobaquillo.

Lo que nadie te dirá es que a partir de ahí todos los problemas y placeres que entraña la apicultura son todos, toditos tuyos. Al cabo de un tiempo verificarás que si vuelves y les preguntas a los señores que te han dado el libro de explotación firmado y visado alguna cosa sabrán menos que tú, que no sabes nada. Esos señores, en general, no entienden de barcos. De abejas tampoco.

Pero bueno no te deprimas que no todo van a ser problemas… La apicultura entraña una serie de beneficios interesantísimos: te pones cachas, haces cardio al aire libre, produces miel para regalar a los amigos o para mendigar en los mercadillos manteniendo un mínimo de dignidad, resuelves problemas complicados, conoces bichos que ni imaginabas que existían ni que podían ser tan, digamos, poco simpáticos (¿y tú en tu inocente inocencia creías que las polillas comían ropa, no?), fardas de manitas, sudas como un pollo y mil cosas más que irás descubriendo a medida que avances en este apasionante aunque adictivo mundo.

Continuará…

22 Comentarios

  1. Avatar cesar armando nunez
  2. Avatar Antonio José
    • Avatar Manuel Castillo
  3. Avatar Guillermo Escobedo
  4. Avatar Victor
  5. Avatar stelian nicolae
  6. Avatar apicultura
  7. Avatar ANUAR ALEJANDRO PATARROYO
  8. Avatar Rafael Juárez torres
  9. Avatar Yolander
  10. Avatar Juan
  11. Avatar Juan
  12. Avatar Galán Galán Juan jose
  13. Avatar Rodrigo
  14. Avatar Edgar Chapa
  15. Avatar Guillermo Belloso
  16. Avatar Irene
  17. Avatar Christian
  18. Avatar Adam Campanella
  19. Avatar GRINDE7735
  20. Avatar Lucho Riquelme
  21. Avatar Ricardo Hernandez Ramirez

Añadir Comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LA TIENDA DEL APICULTOR SLU.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LA TIENDA DEL APICULTOR SLU.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.