Cómo deben trasladarse las abejas

Transportar colonias de abejas es no es tan simple como mover una colmena de sitio. Se deben tener en cuenta distancias, factores medioambientales, estado poblacional de la colmena y tener una operativa acertada para sufrir las menos bajas posibles y reducir el estrés de la colmena.

En este post tratamos las diferentes casuísticas que se pueden dar en los desplazamientos.

Desplazamientos cortos de colmenas entre el mismo apiario

En el curso de su primera salida, las pecoreadoras sitúan la posición de su colmena en relación con hierbas, arbustos, estaquillas, piedras… que la rodean. Esto les permite volver exactamente a la piquera de su morada después de cada una de sus siguientes salidas.

Por lo tanto, si las abejas deben ser trasladadas solamente a corta distancia como puede ser cambiando el apiario a una ubicación diferente, una manera sencilla de hacerlo consiste en un cambio de posición gradual y diario de la colmena, de tal manera que las abejas no se confundan por la nueva posición de su piquera.

Determinar una distancia adecuada es fundamental para que conseguir un cambio de ubicación satisfactorio.

Es muy importante porque se puede observar la tendencia de las abejas a perderse, entrando en otras colonias, después de cada etapa que se ha logrado. Si ésta no había sido más que un poco desplazada, por ejemplo, menos de un metro, sus pecoreadoras la encuentran después de un cierto tiempo de vacilación. Enseguida penetran en ella, o bien se instalan sobre la tabla de vuelo y tocan a llamada, con lo que atraen al resto de las pecoreadoras de la colonia.

Las dudas a la vuelta del pecoreo duran varios días, se atenúan y acaban por cesar haciendo posible un nuevo desplazamiento pequeño. Si encuentra con facilidad su propia entrada, es segura la distancia que se ha tomado.

Cuando no hay otras colonias cerca de la colmena que se está trasladando, esta puede ser llevada más lejos en cada etapa, pues hay menos riesgo de deriva. Las colmenas pueden moverse más lejos cuando es hacia adelante o hacia atrás, de lo que pueden moverse hacia el costado ya que las traslaciones laterales las desorientan más. 

Contra el frente de la colmena debe inclinarse una tabla para que las abejas se vean confundidas al día siguiente con esta obstrucción y marquen la nueva ubicación.

Si hay que elegir un momento idóneo es al atardecer, justo cuando las abejas dejen el vuelo y regresan.

Consejo: En el antiguo lugar puede colocarse una colmena que contenga algunos cuadros, para juntar las abejas y recuperar que por error hayan vuelto a su anterior ubicación. De noche, cuando todas las abejas hayan regresado, se coloca el cuerpo de la colmena con las abejas encima de un papel de diario sobre la colonia original en su nueva ubicación, como si se tratar de una unión de colonias. De esta manera devolveremos las abejas a su nueva ubicación.

The Hive and the Honey Bee , Dadant&Sons

RESUMEN: Desplazar a lo largo de una corta distancia conservando a todas las pecoreadoras llega a ser realizable operando por etapas semanales de 30 a 50 centímetros.

Desplazamientos intermedios: entre algunos metros y 6 km

Si movemos una colmena a menos de 6 km (especialmente a menos de 3km), las pecoreadoras encuentran su área habitual de pecoreo. Desde allí, vuelven al primer emplazamiento que ocupaba su colmena… y no la encuentran, pues ha sido desplazada y ya no saben cómo volver a la nueva ubicación. Por lo que en un falso movimiento se perdería mucha población de la colonia.

Ramas y hojas enfrente de una fila de colmenas que acaba de ser desplazada a una nueva ubicación, ayuda a las abejas a reorientarse.

De algunos metros a 3km

Por lo tanto para desplazar una colmena 2 km (por ejemplo) sin perder a las pecoreadoras, se debe realizar en 2 tiempos:

Tal y como observamos la imagen, lo primero es llevar esta colmena a más de 6 km donde quedará estacionada un mes en verano o varios meses en invierno (mínimo un mes); las abejas que conocían el antiguo emplazamiento están muertas, han sido sustituidas por nuevas abejas.

Una vez pasado ese plazo, retomarla y colocarla en el lugar definitivo elegido desde un principio, a 2 km de su primera posición y a más de 6 km de su puesto intermedio.

En estas condiciones, las pecoreadoras localizan y memorizan el nuevo entorno después de cada uno de los viajes que les imponemos, sin poder volver al lugar anterior, puesto que no lo han conocido nunca.

De 3 a 5km

No obstante, si se realiza un traslado entre 3 y 5 km de distancia en línea de vuelo de su ubicación previa, pocas abejas volverán al lugar de antes. Por lo tanto, con estas distancias se podría realizar el desplazamiento en un solo paso sin perder demasiada población.

Es preferible trasladarlas cuando todas las abejas pecoreadoras se encuentran en la colmena, es decir de noche o muy temprano por la mañana.

Colmenas fijistas con eslingas para asegurar su transporte

Cerciórese que toda pequeña rajadura o abertura entre cuerpos de la colmena se encuentre bien cerrada, para que las abejas no puedan encontrar una salida durante el traslado.

Lo ideal es llegar a la nueva ubicación a tiempo para poder abrir las piqueras. Preferible detenerse en un lugar con sombra, si ello fuera posible y todas las colmenas deben descargarse y colocarse en su ubicación antes de abrirlas. Cuando se hayan descargado todas las colmenas, las abejas de las primeras colmenas que fueron descargadas, se habrán tranquilizado suficientemente como para poder abrirles las piqueras. En un día claro y caluroso será conveniente salpicar las abejas con agua para evitar un vuelo rápido y pérdida de abeja por desorientación.

Grandes desplazamientos: La Trashumancia

Apicultor cargando 440 colmenas preparando la trashumancia en Francia.

El trashumante quiere, en tanto sea posible, transportar todas sus abejas con la mínima merma posible. Para conseguirlo se las encierra en su colmena, o bien se aprovecha la oscuridad para cargarlas y partir sin cerrarlas. Las dos modalidades de transporte, «A piquera abierta» o «Colmenas cerradas», se practican corrientemente, imponiéndose la primera a la segunda.

A piquera abierta vs Colmena cerrada

Si el transporte va a durar solamente algunas horas, y siempre que haga frío o de que las colmenas  no estén con mucha población entonces pueden ser encerradas completamente. Lo que se hace es sustituir las tapas de las colmenas por rejillas y se cierran las piqueras, de esta manera se realiza el transporte a “colmena cerrada”.

No obstante, a pesar de la importante superficie de aireación ofrecida por la parte superior enrejillada, se producen mucho estrés y asfixias en colmenas muy pobladas. Además necesitan humedad para ventilar y la toman de las larvas, por lo que si el estrés en muy grande llegarían a desaparecer… Para evitar este accidente a la vez que para simplificar su trabajo, profesionales y aficionados optan para transportar al estilo «a piquera abierta».

Se transporta a piquera abierta especialmente en colonias muy pobladas o en trayectos largos en pleno verano ya que es necesario asegurar el aprovisionamiento de oxígeno a las abejas, así como la evacuación del gas carbónico y del vapor de agua resultante del funcionamiento de sus órganos.

En definitiva esta práctica supone una ventaja en economía de tiempo y de trabajo, que además constata que las abejas permanecen más tranquilas que con las colmenas cerradas.

Moviendo colmenas “a piquera abierta”

RESUMEN:
1ª Ahumar bien las colmenas
2º cargar la colmena y seguir ahumando si se ve salida de abeja
3º Tapar con malla de sombreo (obligatorio)
4º Viaje con las colmenas.
5º Llegada a destino no parar el motor y ahumar .

La carga

Con esta técnica se debe operar por la tarde, cuando casi todas las abejas han entrado y aún es de día, de forma que la carga queda determinada antes de la noche.

Es necesario ahumar la colmena en tierra, llevarla a brazo o en carretilla hasta la caja del camión donde es colocada provisionalmente. Allí, un operario la ahúma de nuevo y la instala en el lugar que ocupará durante el viaje. Las colmenas, alineadas todas en el mismo sentido, las piqueras dirigidas hacia delante o atrás del vehículo, son apiladas hasta dos metros de altura. Algunas colonias dejadas en el colmenar recogerán las pecoreadoras en vuelo.

Obligatorio el uso de malla que cubra toda la carga y proteja de la salida de abeja. 

Requisito establecido por Normativa

El camión deja el lugar a la caída de la noche. A veces, el apicultor parte al día siguiente de madrugada para llegar a primeras horas al lugar del asentamiento.

En el transcurso de la carga las abejas se dejan ver poco. No obstante por normativa como hemos reiterado, la carga se recubre siempre con una red protectora de nailon para evitar que las abejas se escapen y molesten los transeúntes.

Cargando colmenas con EzyLoader

El transporte

Durante el viaje, las obreras se pasean sobre las colmenas; pocas se pierden, pero los traqueteos aplastan algunas. Las abejas hacen muy pocos intentos de salir de sus colmenas mientras el camión se encuentra en marcha. 

Cuando se cargan las colonias sobre camiones u otros vehículos, debe separarse cada capa de colmenas con listones de madera para facilitar el libre movimiento de aire. Las colonias que están adecuadamente preparadas pueden ser transportadas con el tiempo más caluroso. El camión tendría que mantenerse en movimiento, pero si fuera necesario parar, no se debe estacionar al sol.

Consejo: Es un buena idea llevar una reserva de combustible para no tener que detenerse en las estaciones de servicio. Siempre haya algunas abejas en al parte externa de las colmenas que volarán cuando para el motor del camión y muchas veces causan problemas al quedarse atrás.

The Hive and the Honey Bee , Dadant&Sons

La descarga

Por lo general la descarga se realiza al salir el sol o al caer la noche, para evitar así la salida en masa de las abejas durante la última manipulación.

A la llegada, cuando el vehículo se para, las abejas salen sobre las paredes. Si es de noche, la descarga vendrá acompañada por numerosas picaduras, las cuales pueden acobardar al personal. Por esta razón es mejor llegar a la vez que el día, dejar el motor del vehículo al ralentí en la parada (las vibraciones calman a las abejas), ahumar y descargar viendo dónde se ponen las manos y los pies. Las abejas vuelan alrededor del cargamento; más tarde ellas encontrarán sus colmenas ya en el suelo.

3 Comentarios

  1. Avatar JUAN FRCO C s
  2. Avatar Verónica Nancy
  3. Avatar Alexis Javier de Solminihac

Añadir Comentario