Aethina tumida: El escarabajo de la colmena

 Pese a que en España no se han dado todavía hallazgos confirmados de este parásito en explotaciones apícolas, es nuestra obligación como apicultores, conocer su existencia y estar preparados para cualquier adversidad que se nos presente. Porque hasta hace poco en territorio europeo no se habían hallado focos de infección importantes, pero en el pasado año 2014 se detectó el primero en Italia (en Gioia Tauro, Calabria). A día de hoy, en Italia son ya nueve las detecciones positivas aunque se está intentado controlar y normalizar,  con tal de evitar su expansión.
El escarbajo de la colmenaa

¿Qué es?

Aethina tumida, también conocido como el “pequeño escarabajo de la colmena”, es un parásito originario de las regiones tropicales y subtropicales situadas a sur del Sahara Africano.

Fue identificado por la primera vez en 1867 por Murray en abejas Apis mellifera capensis, en África del Sur, y descrito como parásito de la misma en 1940 por A. Lundie. Se consideró un problema secundario de la apicultura por no crear problemas significativos donde convive en armonía con las abejas Apis mellifica capensis y Apis mellifica scutellata .

Para conocerlo mejor, aquí una serie de fotos de este maravilloso animal, gentileza de la UFLA, ya que este ser tan amable en Florida halló un buen sitio donde reproducirse gracias a la elevadísima humedad ambiental (tasas de HR iguales o menores al 50% impiden la eclosión de los huevos, pero ya se adaptará ya…).

aethina tumida el escarabajo de la colmenaCaptura de pantalla 2015-12-12 a las 22.28.49

Cómo identificarlo

Las formas adultas y larvas son fáciles de ver en los panales y en el fondo de la colmena atacada. Los escarabajos adultos tienen forma aplanada, con unas medidas aproximadas de 5-7 mm de largo (un tercio del tamaño de la abeja adulta) por 3,2 mm de ancho, de color rojizo inmediatamente después de la fase de pupa para pasar, al poco tiempo, a color negruzco. No confundir con las cetonias ni el escabarajo de la fruta (Cychramus luteus) y otros similares. Estos viven unos 50 días (hasta 9 días sin comida) y se alimentan de miel, polen, crías y frutas maduras.
Las larvas, de color blanquecino,tiene un tamaño de aproxidamante 1 cm y se parecen, a primera vista, a las larvas de la polilla (Galleria mellonella), pero tienen diferencias significativas: son más duras y resistentes, tienen espinas dorsales y tres pares de patas en el tercio anterior (las larvas de polilla disponen de patas a todo lo largo de su cuerpo), no huyendo de la luz ni creando un entramado de hilos sedosos como las larvas de la polilla. Es frecuente observarlas flotando en el interior de las celdillas con miel sin ahogarse, gracias a una serie de pelos y protuberancias que poseen a lo largo de todo su cuerpo.
 
La dispersión de la enfermedad se realiza por el vuelo del escarabajo (puede volar más de 10 km) y se ve favorecida por la trashumancia. Los huevos se pueden también dispersar adheridos al cuerpo de las abejas.
Se ha comprobado que puede vivir hasta cinco días sin comer ni beber por lo que hay que tener cuidado con el material de reposición. Se puede extender también por medio de equipos (incluida la ropa), colonias de abejas y productos de las colmenas (miel, cera, polen) contaminadas e incluso por plantas, suelo, compost con plantas y alimentos vegetales (frutas y verduras).
 
Existen factores predisponentes que hacen que los apiarios sean más vulnerables a la invasión del pequeño escarabajo de la colmena: colonias débiles, colmenas con exceso de miel no extraída, siendo más afectados los colmenares estantes que los trashumantes. 

Daños

Como en el caso de la polilla (Galleria mellonella), los daños más importantes los provocan las larvas, que se alimentan de los productos de las colmenas: miel, polen y cría.

Los excrementos y secreciones de las larvas en la miel dan lugar a un cambio de coloración y fermentación de la miel que conduce a la formación de espuma que rebosa de las celdillas y que tiene un olor parecido al de las naranjas al pudrirse. Esta fermentación también puede ocurrir en las alzas almacenadas previa a su extracción, sobre todo cuando este periodo es superior a 3-4 días, incluso en los bidones que contengan larvas, ya que como hemos visto, son capaces de sobrevivir en la miel. Los panales afectados son rechazados por las abejas, las colonias de abejas finalmente se colapsan.

larvas

Tratamientos y trampas

Aparentemente el Cumafós (Checkmite) en tira plástica colocado en piquera, o dentro, recubierto con plástico se ha mostrado activo frente a este “monstruito” (el problema es siempre el mismo, ya que estamos hablando de un organofosforado y encima propiedad de los gentiles señores de Bayer, quienes a lo largo de su historia se han caracterizado por su altruismo y su interés por la especie humana).
 Hay varios productos de tratamiento de suelo agrícola que nos pueden ayudar a combatirlo mientras todavía vive en el suelo (parte de su ciclo se desarrolla en la tierra) o bien podemos plantarle cara mediante lucha biológica con nematodos del suelo.
 La Permetrina (piretroide) también se ha utilizado contra este parásito, mata larvas y pupas. Se debería rociar el suelo delante de las colmenas con una dosis de 5ml / 4l (40-60 cm alrededor de 6 colmenas, dura 30-90 días)
 Rociar los panales con lejía, mata el 100% de las larvas.
 Por otra parte, existen también trampas de piquera, o de fondo, que envían los escarabajos hacía una zona de almacenaje donde se eliminan.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De igual manera, hay evidencia de que las labores culturales y las técnicas de manejo tienen un mayor impacto sobre el control de la infestación.

Consejos

  • Seleccionar abejas limpiadoras en base a su comportamiento higiénico.
  • Mantener las colmenas fuertes, de esta forma los escarabajos tendrán más dificultades para su extensión.
  • Las buenas prácticas apícolas nos indican la conveniencia de disponer de colmenas con doble fondo/fondo sanitario que sirven, con un simple vistazo, para conocer, en gran parte, el estado sanitario de la colonia de abejas.
  • No abandonar en el asentamiento restos de panales y cuadros viejos.
  • Remover el suelo delante de las colmenas para romper el ciclo biológico del parásito.
  • No almacenar alzas llenas de miel encima de las cámaras de cría de las colmenas.

Add Comment