Floraciones apícolas de cosecha de miel de primavera

¿Cuáles son las principales floraciones de cosecha de miel que hay en primavera?

La primavera es la época de máxima floración, máximo crecimiento de las poblaciones de abejas, y, por tanto, de la máxima manifestación de sus instintos de reproducción, y de acumulación de reservas.

Aunque oficialmente abarca desde el 21 de mayo al 21 de junio, dependiendo de cada zona puede comenzar antes, desde febrero en el litoral Sur del Mediterráneo, o retrasarse hasta junio, en las zonas de montaña del Norte. Esta característica de nuestros climas es la base de la trashumancia de colmenas, que permite ir pasando de una primavera a otra y aumentar las posibilidades de cosecha. El 80 % de los 3.000.000 de colmenas de España son trashumantes.

En general las floraciones de primavera son mixtas, de plantas herbáceas (anuales) y matorrales, diferentes en cada zona. Algunos apicultores las definen como “de flor de suelo”, o “de hierbas”.

La mayoría de los aportes de esta época son de la familia de las Leguminosas. De la familia de las Labiadas, de la que ya hemos visto el romero en el post de floraciones de primavera temprana, los cantuesos y tomillos son importantes en esta época. Y también puede haber aportes importantes de la familia de las Borragináceas, de varias especies de chupamieles (Echium sp). Y, ya en menor importancia, de las Asteráceas (achicorias, Cichoryum sp, cerrajas, Sonchus sp…) y de las Campanuláceas (rapónchigos, Campanula sp). En Levante y Andalucía el cultivo de cítricos (Citrus sp) es muy importante en esta época.

Leguminosas, Fabáceas

Una gran parte de las floraciones de primavera, tanto de plantas herbáceas (anuales), como arbustivas (perennes), pertenecen a la familia de las Leguminosas (por sus frutos en legumbres), hoy día llamadas Fabáceas (por ser su género representativo las habas, Vicia faba).

Entre las herbáceas apícolamente importantes de esta familia están los cuernecillos (Lotus corniculatus, y otras especies de ese género Lotus), y los escobizos (Dorycnium sp); en los prados más húmedos las vezas (Vicia sp), las alfalfas silvestres (Medicago sp), sus cultivos en los regadíos cuando se retrasa la siega, los tréboles (Trifolium sp), y en las zonas altas, los melilotos (Melilotus sp). En terrenos pobres, cultivada, y asilvestrada, también destaca las esparcetas (Onobrychis sp), algunas de cuyas especies son herbáceas y otras arbustivas (leñosas, perennes).

Fig. 1. Mapa de distribución del cuernecillo, Lotus corniculatus. http://www.anthos.es/

Además de algunas esparcetas, hay otros arbustos de esta familia importantes apícolamente, como las albaidas (Anthyllis sp), y algunas genistas y retamas (Retama sphaerocarpa), esta última de floración ya cara al verano.

Como en el caso del almendro y el romero, puede evaluarse la intensidad de la floración futura observando la abundancia de yemas florales, abombadas, cuando la planta inicia su ciclo de crecimiento.

Foto 7. Yemas florales de retama, Lygos sphaerocarpa. Foto Pajuelo.

Generalmente las plantas de esta familia son buenas productoras de néctar y de polen, llegando en algunos casos a producir mieles monoflorales.

También hay algunos árboles apícolamente interesantes en la familia, como la falsa acacia, Robinia pseudoacacia, que produce la apreciada miel centro europea de acacia, y, en España, se da algo en País Vasco. En zonas de clima mediterráneo litoral está también el algarrobo, Ceratonia siliqua, pero este florece en otoño, favoreciendo la invernada de las colmenas, y puede llegar a dar una miel oscura y fuerte, si le llueve adecuadamente.

Las mieles de esta familia de plantas son claras (excepto la de la retama y la de algarrobo), de aroma poco intenso, que recuerda a la harina, y gusto dulce sin otros componentes. Caso de que su contenido polínico lo justifique podrían definirse como “mieles de pradera”, que es un nombre más adecuado que el genérico de “milflores” y que evoca mejor el paisaje del que proceden.

En el litoral del Mediterráneo se puede producir una miel de algunas de estas leguminosas y algo de romero y tomillo, que se define bien como de “garriga”, nombre de ese tipo de vegetación. 

Azahar

Los cítricos, Citrus sp, son oriundos de Asia. Pertenecen a la familia de las Rutáceas, de las que en España hay alguna otra planta silvestre, como las rudas, Ruta sp.

Se cultivan en España casi exclusivamente en el litoral del Mediterráneo, desde Tarragona hasta Huelva, y en el valle del Guadalquivir. Principalmente hay limoneros en Murcia, naranjos en Andalucía y Valencia, y mandarinos en Castellón y Sur de Tarragona.

Fig. 2. Mapa de cultivos cítricos en España.

La flor de azahar da unas mieles muy apreciadas, claras, con un marcado aroma floral y cítrico (a antranilato de metilo), y un gusto dulce con un importante componente ácido.

Tienen poco polen, especialmente si se cosechan en alzas, por lo que un factor de definición comercial es el contenido en antranilato de metilo, que cada comprador fija en un límite, generalmente mayor de 1,0 mg/kg.

Las mieles de naranjo son las más aromáticas y ácidas. Las de limonero son más claras y dulces, y tienen más polen, generalmente por encima del 20 %; las de mandarino suelen tener por encima del 15 %. Pero las de naranjo tienen menos, a veces 5 % o incluso algo menos; por ello se recurre al contenido en antranilato de metilo para certificarlas. Las más pobres son las de variedades Navel, que han sido seleccionadas por su esterilidad de polen, para que no produzcan semillas.

Los mandarinos tampoco producen semillas, pero porque, aunque produzcan polen, son autoestériles, necesitan del polen de otra variedad para fecundar sus óvulos; si las plantaciones están bien hechas, sin cultivos vecinos de variedades fecundantes, no habrá semillas.

Foto 8. Azahar, Citrus sp. Foto Pajuelo

Argamula, chupamieles, viborera.

Con ese nombre se conocen varias especies del género Echium, principalmente Echium plantagineum y Echium vulgare, de la familia de las Borragináceas, sumamente atractivas para las abejas tanto por su néctar como por su polen.

Fig. 3. Mapa de distribución del chupamieles Echium plantagineum. http://www.anthos.es/

Son hierbas anuales o bienales, con hojas cubiertas de pelos rígidos, las basales en roseta, flores de color azul violáceo formadas por 5 pétalos soldados, y estambres y pistilo bífido (de ahí lo de viborera) salientes. Son altamente dependientes de las lluvias primaverales, y las bienales proliferan enormemente cuando hay dos primaveras seguidas con buenas lluvias.

Su miel es de color claro, aroma tenue, y dulce sin otros componentes, excepto por dejar sensación de paladar graso. Produce también mucho polen, de color negro característico, poco apreciado en el mercado centroeuropeo por su contenido en alcaloides pirrolicidínicos, a pesar de que no haya peligro alguno para los consumidores.

Acompaña a las floraciones de azahar de Andalucía y de cantueso, Lavandula stoechas, del Centro y SO de la península. Debido a su alta producción de polen, para que una miel se dé como monofloral de Echium hace falta que, al menos, alrededor del 70 % de su polen sea de esta planta.

Foto 9. Argamula, chupamieles, viborera, Echium sp. Foto Pajuelo.

Tomillos

Se llaman así a las plantas de cualquier especie del género Thymus, una treintena en nuestra península, y a algunas de géneros próximos, aunque las más frecuentes son escasamente una media docena.

Son arbustos de pequeño porte, con los tallos jóvenes cuadrados, generalmente con pelos, y muy aromáticas, de uso condimentario y medicinal, como otras muchas plantas de la misma familia, Labiadas (hoy día llamadas Lamiáceas), por sus flores con 5 pétalos soldados en dos labios, uno superior y otro inferior. Como en el romero, y por el mismo motivo de evitar la pérdida de agua por evaporación, sus hojas con pequeñas y con el borde girado hacia el interior.

Fig. 4. Mapa de distribución del tomillo común, Thymus vulgaris. http://www.anthos.es/
Foto 10. Tomillo común, prefiere suelos calizos, Thymus vulgaris. Foto Pajuelo.
Fig. 5. Mapa de distribución de la mejorana, Thymus mastichina. http://www.anthos.es/
Foto 11. Mejorana, tomillo blanco, tomillo cabezudo, tomillo salsero, prefiere suelos silíceos, Thymus mastichina. Foto Pajuelo.

Su miel es de color ámbar claro a ámbar, dependiendo de las plantas acompañantes y de la cantidad de polen que estas le aporten. Su gusto es marcadamente ácido, y tiene un fuerte aroma fenólico (que recuerda a algunos desinfectantes (tipo Zotal y otros). Se acepta como miel monofloral cuando alrededor del 12 % de su polen es de estas plantas.

A veces las colmenas salen del romero sin haber llenado, y acaban de hacerlo en el tomillo, que suele ser la siguiente floración en algunas rutas de trashumancia. En este caso se suele cosechar una miel extraordinaria, pero con porcentajes de romero y tomillo individualmente por debajo del 12 %, pero que lo superan conjuntamente. Estas mieles pueden ser defendidas como de origen floral mixto de Labiadas.

Es muy frecuente que el tomillo vaya acompañado de esparceta. Y, en algunas zonas, de otras Labiadas también muy atractivas para las abejas, las ajedreas (Sideritis sp). Otras plantas también de esa misma familia muy atractivas son las salvias (Salvia sp).

Cantuesos

El cantueso es otra planta también de la familia de las Labiadas, Lavandula stoechas. Aunque pertenece al género de las lavandas, tiene notables diferencias con estas, comúnmente conocidas como espliegos.

Fig. 6. Mapa de distribución del cantueso, Lavandula stoechas. http://www.anthos.es/

Es una mata leñosa, al igual que las otras plantas de esa familia que ya hemos visto, de porte bajo, con hojas aromáticas, de bordes girados hacia el interior para minimizar las pérdidas de agua; los tallos jóvenes son cuadrados, con pelos. Sus flores se agrupan sobre una cabezuela situada en un largo pedúnculo, que puede ser más o menos largo en según qué variedad de cantueso.

Foto 12. Cantueso, Lavandula stoechas. Foto Pajuelo.

Cuando en la primavera llueve adecuadamente puede dar una buena cosecha de miel, de color claro, aroma floral suave, dulce básicamente, aunque a veces con ligeras notas ácidas. Se considera su miel monofloral cuando alrededor del 12 % de su polen es de esta planta. 

En Francia las mieles de lavandas son muy apreciadas, y las de sus híbridos estériles de polen, los lavandines. Los productores de estas mieles presionan para que no se reconozca en este grupo a las mieles de cantueso, allá conocido como “lavanda marítima”.

Añadir Comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LA TIENDA DEL APICULTOR SLU.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LA TIENDA DEL APICULTOR SLU.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.