Preparando el colmenar para la invernada

 Aunque el almanaque todavía nos muestra un amable septiembre, los días largos y oscuros del invierno están a la vuelta de la esquina con sus olas de frío, su lluvia y sus males. Toca ponerse a trabajar.

Colorful homes in winter

La manera de preparar las colmenas para el invierno depende de cada zona, y, como es lógico no todas las sugerencias que se muestran a continuación serán aplicables a tu caso. Sin embargo, la lista puede darte algunas ideas.

La Lista

– Recambia la mayor cantidad de reinas posible. Una reina fecundada introducida al inicio del otoño expresará todo su potencial en la primavera siguiente y te dará enjambres muy fuertes

– Retira las alzas vacías. Haz que el espacio dentro de la colmena sea acorde con el tamaño de la colonia. Si es necesario, reduce el volumen de la colmena con divisores o ponchos plásticos. Un tamaño interior adecuado significa menos corrientes y menos probabilidades de albergar intrusos.

– Comprueba el tamaño de las colonias y fusiona los enjambres pequeños. Siempre será mejor que cuando la primavera vuelva te encuentre con una colmena viva antes que con dos muertas.

– Comprueba las reservas de alimento. Si tus colmenas pesan poco, es señal de que ha llegado la hora de alimentar. Vete encargando la alimentación para abejas de invierno.

alimentando abejas

Feeding_bees_with_fondant

–  Asegúrate de que los cuadros de miel están en el lugar correcto, es decir, que están a los lados del racimo. Reagrupa los cuadros si es necesario. De esta manera permitirás que las abejas puedan moverse lateralmente para encontrar la comida.

– Reduce las entradas de la colmena. Esta es la hora en que ratas, ratones y otros bichejos del campo andan buscando cobijo también, y una colmena cómoda, cálida y llena de miel es siempre un sitio atractivo.

– Si vives en una zona húmeda, asegúrate de que las tapas protegen a tus colmenas de de la lluvia. Realiza las reparaciones necesarias ahora. Huye de la sombra de los eucaliptos y de los asentamientos poco soleados y húmedos.

– Proporciona ventilación adecuada a tus colmenas: el aire debe ser capaz de entrar por la parte inferior y salir por la parte superior sin congelar a las abejas en el proceso; la idea es permitir que se evapore el agua condensada y evitar una excesiva humedad en el interior de la colmena.

– Si los vientos fuertes son un problema, asegura las tapas colocando piedras encima. Considera la posibilidad de una protección contra el viento.

– Si las inundaciones de invierno son un problema, mueve las colmenas a zonas más seguras ahora que el tiempo sigue siendo seco y lo permite. Lo mismo vale para zonas que con la lluvia o la nieve si convertirán en barrizales de difícil acceso.

– Fundamentalmente no olvides tu pacto con tus abejas. Cuida de ellas, que ellas cuidarán de ti. Una buena invernada es la base de la futura campaña. Aprovecha el invierno para formarte.

7 Comentarios

  1. Avatar Josep Ramon
    • Joshua Ivars Joshua Ivars
  2. Avatar Eva
    • Joshua Ivars Joshua Ivars
  3. Avatar Juan Carlos
  4. Avatar julio cesar abad franco
  5. Avatar Mario

Añadir Comentario