Diagnóstico de Varroa: Detección y toma de decisiones

Ciclo de varroa

Hay que conocerlo para planificar bien la lucha contra ella:

  • Fase forética, sobre las abejas adultas: varroa vivirá sobre una abeja adulta entre 2 y 10 días. En esta fase es cuando está expuesta a los tratamientos y puede ser atacada por estos.
  • Fase de cría, dentro de la celdilla operculada: cuando está madura entra en una celdilla a punto de opercular, onde a las 60-70 horas del operculado pone un huevo de macho, y luego cada 30 horas uno de hembra. En unos 6-7 días el huevo de macho producirá un adulto sexualmente maduro, y en un día menos los de hembra una también madura. Ambos copularán en el interior de la celdilla, y, cuando esta se abra, por el nacimiento de la pupa de abeja parasitada, o por limpieza de las abejas si la pupa muere, saldrán de la celdilla varias varroas hijas ya fecundadas.
Proceso y desorrallo de la varroa en el la fase de larva y pupa

Crecimiento de la población de varroa

Podemos tener más o menos varroa dependiendo de una serie de factores. Dependerá de:

  • La estirpe de varroa (esto no podemos controlarlo):
    • No todas se reproducen, hay un % de ellas que viven sobre las abejas adultas y no tienen descendencia, por ejemplo, en Sur América, el 60% se quedan “solteras y sin compromiso”, en Europa el 25%.
    • No todas las que se reproducen ponen la misma cantidad de huevos. Teóricamente, en una celda de obrera, da tiempo a que la varroa “madre” ponga hasta 5 huevos por celda; en una de zángano hasta 7 huevos por celda; pero hay estirpes de varroa poco “ponedoras” y otras que lo son más.
    • No todas las varroas “crían” igual nº de veces, las hay que no crían (25% en Europa), otras solo hacen 1 puesta, y las hay que crían 2 veces (20%), y a veces (5%) incluso 3.
  • La estirpe de la colmena (aquí sí podemos intervenir):
    • Cuando las abejas tienen un alto comportamiento higiénico específico contra varroa (VSH), son capaces de detectar las celdas infestadas, de “ver” que debajo del opérculo hay “lio”, y desopercular esas celdas y limpiarlas, tirando fuera todo. Las colmenas que tengan un alto comportamiento higiénico VSH mantendrán poblaciones de varroa muy bajas, o con un crecimiento de varroa muy lento.
  • Las condiciones externas (también podemos intervenir):
    • Si hay “pillaje” a otras colmenas con varroa, puede haber una entrada externa importante de varroas
    • Si hay cría de zánganos, la eficacia reproductora de varroa es mayor.
    • Si no hay floración las abejas buscarán más lejos, aumentando la probabilidad de encontrar colmenas con varroa y de “robarla”.

En una colmena la población de varroa se reparte de manera desigual en una colmena, pero puede hacerse la generalización de que 1/4 está sobre las abejas y 3/4 debajo de los opérculos de la cría.

Mientras haya cría cada día nacen varroas nuevas y cada día se ocultan varroas “madres” bajo los opérculos.

Varroa hará una nueva generación cada 14 – 22 días. Normalmente la población de varroa puede doblarse o triplicarse al mes.

Eso quiere decir que cuando una colmena tiene más de un 20-30% de crías infestadas con varroa, puede quedarle menos de un mes de vida activa, o sea, que está entrando en una fase “terminal” de la cual ya no se recuperará.  En ese caso sería necesario actuar inmediatamente con un tratamiento, el que sea, para evitar que varroa, el contagio de enfermedades a través de las picadas y la debilidad de las abejas adultas y del pollo parasitado, acaben con la colmena.

Solo cuando los porcentajes de celdas de cría infestada son bajos, podemos actuar con calma y retrasar los tratamientos a un momento más propicio, pero sin descuidar nunca la evolución de la población de varroa en el interior de las colmenas. 

Detección de los niveles de varroa en el colmenar

En un colmenar no tendremos nunca el mismo nivel de varroa en todas las colmenas. Como la distribución de varroa no va a ser nunca homogénea, no podemos muestrear las colmenas al azar, hay que elegir una muestra sesgada hacia las de mayor probabilidad de detección.

Las colmenas que detecten otra cargada de miel, moribunda, o muerta por varroa, (varroa puede vivir unos 10 días sin abejas de las que alimentarse), y le roben la miel, robarán también varroas. Una parte de estas abejas volverán a su colmena, con su carga de miel y de varroa. Otra parte, por deriva, descargará en las colmenas de la punta por donde entren las abejas del campo, o en las colmenas más próximas.

Por tanto, para saber en qué situación estamos frente a varroa hay que muestrear una parte de las colmenas, alrededor de unas 10 colmenas por colmenar, sea este mayor o menor.

Para elegirlas, la mitad de las colmenas a muestrear deberán ser de las que están en la punta de entrada de las abejas. Y la otra mitad, elegidas de entre las que veamos con síntomas en piquera, como: abejas con las alas no desarrolladas (virus DWV), pillaje, mortandad de pupas o/y abejas de abdomen reducido…

Detección del nivel de varroa en la colmena

Una vez seleccionadas las colmenas para inspección, de abrirán, y se seguirán estos pasos:

  1. Se sacará un cuadro de cría operculada de los que dan a la piquera, y, si es posible, de cera no muy nueva, con poca cría abierta, y poca miel abierta.
  2. El cuadro elegido se desabejará, sacudiéndolo dentro de la colmena.
  3. En el 1/4 superior delantero, se desopercularán unas 100-200 celdillas, con un cuchillo muy afilado, o un cúter:
  4. Se sacará su contenido golpeando el cuadro sobre la tapa de una colmena vecina.
  5. Se contarán las varroas de color ámbar claro y caoba y se anotará ese número:
     
  6. Se contará el nº de pupas extraídas, o, si se han deshecho, el de celdillas desoperculadas.
  7. Se calculará la cantidad de varroas por 100 celdillas, %

Es muy conveniente marcar algunas de estas colmenas y anotar el nivel de varroa antes de realizar un tratamiento, para, a los 45 días, más o menos, volver a realizar un control de varroa y poder revisar el nivel de efectividad del tratamiento.

También hay otras opciones alternativas para hacer un testeo de varroas, mediante el Varroa tester  o el Varroa Easy check, ambos productos son muy prácticos para realizar diagnósticos de una manera rápida y cómoda. Ambos disponibles en La Tienda del Apicultor.

Toma de decisiones

Se cita que a partir de unas 4.000 varroas la colmena entra en colapso, pero no hay datos ciertos para nuestras condiciones. La población de varroa puede duplicarse, o incluso triplicarse, en un mes si hay cría de obreras, más rápidamente si hay cría de zánganos, o pillaje a colmenares próximos cargados de varroa.

Los resultados de la inspección pueden motivar tres tipos de acciones, según el nº de varroa detectado en 100 celdillas de pupas de obrera:

  • cerca del 5%: volver a revisar antes de dos meses, probablemente ya hará falta un tratamiento
  • 10 %: tratar antes de un mes
  • más del 15-20%: tratamiento inmediato

La variación en los límites de decisión deberá considerarse al alta o a la baja según factores como: presencia de más o menos cría de zánganos, y presencia de colmenares próximos cargados de varroa…

Si se realiza el control de varroa sobre abeja adulta deberá tenerse en cuenta que los niveles de toma de decisión deben reducirse a 1/3 de estos, es decir:

  • cerca del 1%: volver a revisar antes de dos meses, probablemente ya hará falta un tratamiento
  • 3 %: tratar antes de un mes
  • más del 5%: tratamiento inmediato

Los tratamientos se realizarán con temperaturas superiores a los 12 º C, para que las abejas tengan actividad y se muevan, repartiéndolo desde el punto de aplicación al resto de las abejas de la colmena. Cuanta más actividad tenga la colmena, más efectivo será el tratamiento.

Lean detenidamente los prospectos de aplicación de cada tratamiento, y sigan sus instrucciones. El “bricolaje sanitario” puede ocasionar serios daños a las colmenas, a sus productos, y al aplicador. Y, además, puede no ser efectivo en el control de varroa.

Añadir Comentario