LA RENTABILIDAD DE LAS EXPLOTACIONES APÍCOLAS

Introducción

Hoy en días la apicultura supone una importante fuente de ingresos y creación de empleo en toda España y con un enorme potencial en las zonas rurales con mayor grado de despoblación.

Con todo, la contribución más importante de la apicultura a la sociedad no es sólo de índole cultural o económica, sino de carácter medioambiental. Las abejas son las responsables de la polinización de un alto porcentaje de las plantas del planeta, incluyendo cultivos para la alimentación humana, llegando a aumentar de manera considerable su producción. En suma, la aportación a la agricultura y en general a la biodiversidad es de un valor incalculable.

Visto el auge de los últimos años y el interés por la apicultura, nos preguntamos ¿por qué no nos preocupamos más de los que las mantienen vivas, o sea, los apicutores?

Para ello analizaremos la viabilidad económica de diferentes explotaciones apícolas y compartiremos las impresiones con tal de transmitir una idea de lo que supone embarcarse en el apasionante mundo de las abejas desde el punto de vista económico.

La rentabilidad está estrechamente ligada a la continuidad de nuestra apicultura.

¿Es rentable ser apicultor?

La continuidad de la apicultura, al menos desde el punto de vista profesional, pasa por que ésta sea económicamente rentable, es decir con la intención siempre de obtener unos resultados económicos positivos.

La rentabilidad está estrechamente ligada a la continuidad de nuestra apicultura.

En este punto del análisis, se van a identificar cuáles son los elementos que determinan la rentabilidad en la actividad apícola desde el punto de vista de los ingresos y de los costes.

Ingresos

Por el lado de los ingresos, una explotación apícola obtiene sus ganancias, sobre todo, a través de la venta de los diferentes productos de las colmenas como la miel, el polen, la cera, enjambres o incluso servicios como la polinización.

Por desgracia, no le podemos pedir a nuestra colmenas que nos den todo eso a la vez, porque nos enfrentamos a diversos factores condicionantes.

Existen factores puramente biológicos y si a una colmena le sacamos tres enjambres no podemos exigirle además que nos de polen y un cosechón de miel. Igualmente, la climatología del año es fundamental, solo hay que echar un vistazo a las últimas temporadas para verlo claro.

Esto nos lleva a una reflexión, y es que:

Tenemos que tener adaptadas nuestra explotaciones para destinar su producción a lo que pueda ser más rentable cada temporada. Ya sea elegir donde trashumar o plantearse cambios más profundos.

Valga un ejemplo: si sé que ha habido mucha mortandad de abejas y la siguiente temporada van a faltar enjambres, quizá podamos dedicarnos a producir esos enjambres. Sabemos que es fácil de decir, pero mucho más difícil de hacer y no está en las manos de todos, pero si se puede tampoco está plantearlo. Y como siempre, todo pasa por la vía de la formación y la preparación.

Pero, tan importante como la anterior, es saber comercializar lo producido, lo que se traduce en el poder de negociación del apicultor en la cadena de valor.

La Miel

La principal fuente de ingresos en la apicultura española.

Para el pequeño apicultor la vía de maximizar los ingresos es clara: eludir intermediarios en la cadena de producción y llegar al consumidor final, de forma que el máximo rendimiento se obtiene por medio de la venta directa al consumidor. Claro está, siguiendo las normas sanitarias exigidas para la comercialización.

El problema está cuando las producciones son mayores. La venta directa entonces es mucho más difícil y la miel tiene que salir vía cooperativas o vía industria envasadora.

Bidones de miel almacenados en una cooperativa apícola de Ayora (Valencia)

En este caso es muy importante que tanto el productor como las cooperativas manejen información actualizada del comercio nacional e internacional de miel; una iniciativa de las administraciones en este sentido podría resultar de gran utilidad.

Estas serían unas estimaciones del precio de las mieles a modo referencia elaborada por el ministerio:

Fuente: Ministerio de España. Plan Nacional Apícola 2020-2022

El polen

El polen es otra gran fuente de ingresos para el apicultor.

Evolución de los precios del polen de 2017 a 2018. Fuente: Ministerio.

Hasta la campaña del 2019 el polen había experimentado una evolución en precios al alza, favorecido por un auge en el aumento de las exportaciones (especialmente a Corea del Sur) que se ha visto drásticamente frenado en la actual campaña, comportando una bajada sustancial de los precios.

Sin disponer todavía de datos oficiales de la campaña 2019, la última información que nos consta es que actualmente se está pagando el polen entre 4 y 5€/kg de venta al por mayor. Es decir un descenso de hasta un 50% respecto a la campaña anterior. Datos que rozan o que incluso están por debajo de los costes de producción.

No sabemos la evolución que va a tener en los años venideros, es probable y esperemos que mejore, pero a día de hoy solo podemos intuir que la producción de polen y su comercialización al por mayor en la campaña 2019 ha sido deficitaria hablando en términos de rentabilidad económica.

Otros posibles ingresos

Además de la miel y el polen, se consideran como posibles fuentes de ingresos:

  • Polinización (gran fuente de ingresos en otros países)
  • Propóleos
  • Cera
  • Jalea real
  • Venta de enjambres

No obstante, como a día de hoy el impacto económico que tienen sobre la apicultura en nuestro país son minoritarios para el apicultor, no los consideraremos de entrada en este estudio económico.

Imagen de colmenas en la polinización del Almendro en EEUU donde se llega a pagar hasta 190$ por colmena. Cifras muy lejanas a las que vemos en España. Fuente: Beeculture.com

Subvenciones

Resulta evidente que una explotación afincada en la Unión Europea juega con distintas cartas que una explotación procedente de, por ejemplo, Sudamérica o China.

En este sentido una explotación de la UE recibe una serie de subvenciones por parte de las administraciones públicas competentes, lo que hace diferente la situación de nuestros apicultores con los productores de otras zonas del mundo.

Nota: Estas subvenciones las gestiona cada comunidad autónoma. Para información más detallada se deberá consultar en la Oficina Comarcal Agraria más cercana al interesado.

Ejemplos hipotéticos de ingresos

Teniendo en cuenta que la diversidad de la flora y las diferentes formas de producción que existen, es complicado presentar unos números que cuadren con todas las explotaciones apícolas que hay en España.

Por ello queremos remarcar que solo son datos orientativos (no reales), partiendo de dos tipos de explotaciones tipo de 500 colmenas; una de ellas únicamente con venta de miel, y la otra con miel y polen. Ambas al por mayor.

Estudio económico de una explotación apícola profesional de 500 colmenas (con venta de miel al por mayor) 

Fuente: Ministerio de España. Plan Nacional Apícola 2020-2022

Estudio económico de una explotación apícola profesional de 500 colmenas (con venta de miel y polen al por mayor)

Fuente: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

Costes

La rentabilidad también depende en un alto grado de emplazamiento de la explotación, en cuanto a las condiciones geográficas y climáticas, del acceso a las colmenas, de la cercanía a los puntos de venta, de la necesidad de trasladar las colmenas más o menos lejos en busca de floraciones, etc.

Estos factores condicionan claramente la competitividad, puesto que los costes varían considerablemente de una situación ventajosa a una desfavorable.

Apicultura Trashumante. Una práctica que permite generar a ingresos a la par que un aumento en costes.

Siguiendo con nuestro estudio de rentabilidad, examinemos ahora los costes. Se clasifican en dos categorías, fijos y variables.

Costes Fijos y Variables

Los costes fijos son los que son constantes e independientes al nivel de producción, como pueden ser las pólizas de seguro o la hipoteca de un local, mientras que los variables son los que fluctúan en función del volumen de producción.

Estos costes vienen dados por la cantidad y el precio de compra de aquellos productos (técnicamente se denominaban insumos) y servicios necesarios para llevar a cabo la actividad. Entre los insumos más frecuentes están la cera, alimento, tratamientos, combustible, corriente eléctrica, calefacción, compra de envases para la venta y reposición de material vivo.

Los costes también pueden venir en forma de servicios. Entre los servicios que una explotación apícola precisa, se incluyen la contratación de mano de obra, gastos de transporte, asesoría contable y fiscal, intereses por préstamos con entidades bancarias, pólizas de seguro, el alquiler de cualquier elemento, etc.

Depreciación

Otro término a considerar es la depreciación. Sabemos que nuestras herramientas no mantiene su valor permanentemente, y de la misma manera que nuestro coche cada año vale menos, a nuestro extractor o al camión le ocurre lo mismo.

Esta pérdida de valor o tasa de depreciación está prevista para cada una de nuestras herramientas. Probablemente estemos más familiarizados con un término relacionado, que es la amortización, que contabiliza como un coste la pérdida del valor anual elemento de la explotación por el uso o por le paso del tiempo.

Este coste tiene como cometido que se re-inviertan parte de los beneficios en la explotación para la renovación de los materiales. Sólo nos gustaría que quede claro que cuando tengamos que reponer el extractor si no tenemos el dinero para hacerlo tendremos que buscarlo.

Ejemplo hipotético de costes

Gastos según estudio económico de una explotación apícola profesional de 500 colmenas

Fuente Ministerio

Gastos según estudio económico de tres explotaciones diferentes al detalle

Fuente: Universidad de Córdoba

Inversión

No debemos olvidar, que estos ingresos y gastos corresponden a una explotación ya establecida.

Debemos tener cuenta que si empezamos de cero, arrancar una explotación requiere de una inversión inicial en material apícola, en vehículos, instalaciones y otros bienes necesarios.

Todo esto, junto con el “stock” de la producción, formará parte de nuestro “Activo“. Es decir, el valor del activo está compuesto por la suma del valor de todos los bienes y derechos con los que cuenta la explotación, que van desde las propias colmenas y del extractor de miel, hasta el lápiz con el que se escribe, o una factura que nos deben.

Es aquí donde tenemos que tener en cuenta el concepto amortización y depreciación anteriormente comentado. A modo ejemplo presentamos un hipotético activo en diferentes explotaciones apícolas:

Estudio Rentabilidad de tres explotaciones tipo. Fuente: Universidad de Córdoba.

Rentabilidad y Rendimiento

Todo lo que han leído hasta ahora está muy bien para ir entendiendo las bases de la economía de nuestra explotación, pero este artículo busca algo más, y es que puedan verse realmente reflejadas en una cuenta de explotación, y aún más, que hagan una aproximación a su propia cuenta de explotación.

Por ello teniendo en cuenta los costes e ingresos anteriormente analizados en diferentes explotaciones tipo, vamos a estudiar su rentabilidad y rendimiento.

Nota: El rendimiento neto viene calculado de la diferencia entre los ingresos y los gastos.


Rentabilidad y Rendimiento según estudio económico de una explotación apícola profesional de 500 colmenas (miel)

Fuente: Ministerio de España

En cuanto al estudio económico de una explotación apícola profesional de 500 colmenas, con venta de miel al por mayor, el rendimiento neto se sitúa en 13.219,06 euros, lo que  supone un 45,76% de la renta de referencia (que en 2019 se fija en 28.884,88 euros). El 65,01% de los ingresos de esta explotación corresponden a la venta de miel. El coste de producción de la miel se sitúa en 2,92€/kg. 

Plan Nacional Apícola 2020-2022

Rentabilidad y Rendimiento según estudio económico de una explotación apícola profesional de 500 colmenas (miel y polen)

Fuente: Ministerio de España

Con respecto a la explotación con venta de miel y polen, el rendimiento neto es de 19.582,61 euros (67,69% de la renta de referencia), de los que el 29,52 % corresponden a los ingresos de venta de miel y el 39,65 % a los ingresos derivados del polen. El coste de producción de la miel se situaría en 2,73€/kg y el del polen en 6,68 €/kg. 

Plan Nacional Apícola 2020-2022

Rentabilidad y Rendimiento según estudio económico de tres explotaciones apícolas

Y por último otro ejemplo de cuenta de resultados de tres hipotéticas explotaciones de 100, 500 y 1000, esta vez teniendo en cuenta amortizaciones:

CUENTA DE RESULTADOS DE TRES EXPLOTACIONES APÍCOLAS TIPO. Fuente: Universidad de Córdoba.

Nota: Los datos de beneficios que estamos dando se refieren a antes de impuestos, ello significa que no podemos olvidar restar los costes, por ejemplo si el apicultor figura como autónomo o el IRPF por los ingresos, como corresponde a cualquier tipo de explotación conducida en la más estricta legalidad.

Aunque a priori con los datos que hemos introducido de los tres tipos de explotaciones serían rentables, la conclusión no es del todo real ya que pueden influir muchísimos factores.

Según lo analizado al apicultor de 100 colmenas o menos le puede dejar un cierto beneficio lo cual sería admisible para un apicultor aficionado para el que la apicultura es fundamentalmente un hobby, y el beneficio un ingreso extra para su renta. Más aún cuando le es fácil la venta directa y superior el valor que obtiene por cada kilo de miel.

En el caso del apicultor de HASTA 500 colmenas, aunque es considerado a priori como un profesional por disponer de un censo superior a 150 colmenas colmenas, lo habitual es que no lo sea estrictamente. En este sentido, las ganancias procedentes de las colmenas, que suelen ser un complemento al salario, suelen tener un cierto peso en la renta anual de la familia.

En nuestro modelo hemos asignado un valor de la miel como venta a granel. No obstante, si el apicultor mediano consigue colocar parte o toda su cosecha como venta directa, los ingresos incrementarían notablemente, aunque también subirían algo los costos.

Explotación apícola profesional

La realidad nos dice que los apicultores con MÁS de 500 colmenas, bien llevadas, pueden sostener un negocio de apicultura rentable familiar. Pese a que hay mucha incertidumbre que afecta de lleno a la rentabilidad del sector:

  • Precios de la miel y polen
  • Eficacia de los tratamientos de varroa
  • Precio del azúcar (piensos)
  • Climatología
  • Uso de pesticidas
  • Nivel de consumo de miel
  • Situación de la economía
  • Aranceles y políticas de comercia exterior.

Esto hace que hayan años de bonanza y otros más deficitarios, como ocurre también en agricultura.

CONCLUSIÓN

Como en todo negocio, sacar adelante una explotación apícola conlleva mucho sudor, trabajo, sacrificio y que también acompañen las circunstancias.

A día de hoy, la competencia es mundial y las explotaciones comunitarias de la UE ven restada su competitividad al estar sometidas a mayores exigencias de calidad y a unos costes de producción más altos que en otras zonas.

El efecto de esta coyuntura en la rentabilidad de las explotaciones va a depender del enfoque comercial y productivo de la misma. La merma de competitividad será mayor si la producción es destinada a un mercado en el que no existe un alto grado de diferenciación y donde se compite con mieles procedentes del mercado internacional, en el cual es necesario alcanzar un gran volumen de ventas para que la explotación sea rentable.

Por el contrario, con una producción enfocada a la calidad, vinculada a un territorio, a una floración y/o a un estilo de producción en concreto, se estará, en teoría, en disposición de recibir un precio más elevado, puesto que el producto ofrecido goza de una exclusividad que permitirá rentabilizar la actividad con menor volumen de ventas.

Este para nosotros es el camino, que el sector de vinícola y del aceite nos sirvan de ejemplo sobre como defender un producto en pro de la calidad y sus virtudes, educando al consumidor y mediante la unión del sector.

BIBLIOGRAFÍA

Artículo sobre rentabilidad de J.C. Sánchez Mora, J.M. Flores Serrano, F. Campano Cabanes (2013)

Grupo de investigación: Mejora y conservación de recursos genéticos de animales domésticos. Unidad de apicultura. Dpto. de Zoología. Universidad de Córdoba. Miembros de AFCA.

Plan Nacional Apícola 2020-2022, Ministerio de España.

Añadir Comentario